Archivos para marzo, 2012

El diletante

Publicado: marzo 22, 2012 en Uncategorized

El diletante

 

De mi voz fui el eterno diletante

El que no obtuvo título y renombre

Y quiso sin el libro dar constante

Fe de su vanagloria en el pronombre

 

A mi esfuerzo faltó el fertilizante

Furor por la poética del nombre

Al ojo del lector el atenuante

Escrúpulo en la práctica del hombre

 

La ruta del impulso fue muy corta

Y no pude saltar el precipicio

Que divide la acción y la conforta

 

Y tuve que llevar como suplicio

A manera de lunch la dura torta

De mediocre y huevón en el servicio

 

Día de la poesía

Publicado: marzo 21, 2012 en Uncategorized

Quisiera desdecir
la palabra del arte -crucial mampostería
yace en las mangueras de mi sangre
en los intrincados bastiones del ADN
y no necesita la apuntalada cimbra
de las fichas marmóreas del dominó de los resabios
Pero no es así
La verdad se filtra hasta el yacimiento de los sueños
Mi oficio no se carga en la toma de corriente
no se deja al sol y adopta la cristalizada forma de la mosca
no nace del girar de los molinos o de la rugidora noria
Se enjuga de los libros
de la humedad del espejo de los árboles
La musa Eco seduce a quien la llama por teléfono
Al que visita los solitarios pentatlones de sus ropas
le insinúa en el cerebro la tonada mezquina de la agonía
de las horas cuando callan el montaje albino
de su mitin y su marcha

Ventrodorsal

Publicado: marzo 8, 2012 en Uncategorized

¿Con qué pretexto me escapulario

De la camisa de fuerza de tu ego sibilino?

Tanto tráfico en el colmo de las calles

Es imposible salir a dar la sangre

Sin tocarse el sistema de defensas

Con las yemas fritas de los coches reflejados

En el ojo retrovisor del ¡siempre no!

Sulfato de espera bochornosa

La longeva audiolínea

Trasmite lectura de sismos zodiacales

Peristálticos

Rastrea la intención penitente

De extorsionar la tarde

Con imaginaciones repuestas

De la vacuidad en las hermosas fotografías antiguas

La población se alitera como si el futuro

Fuera una canasta de pólizas suntuarias

Y tuviéramos el camino arrellanado

Por una plancha alimenticia inverosímil

La incubada superposición de que al dicho

Le salen frutos morosos con agujas

Áspides de hojaldre buen provecho

Lentejuelas de arroz

Pero es tan incierto el pulso atemperado

Tan funicular la algarabía

Que si llueve caen renombres osteoporosos

Y si se escarba el cieno

Quedan al descubierto cimientos obituarios

De un catéter angiospermo

Y estupor de llantos sin belfo ni timón

 

 

 

 

Si desnuda me fuera permitido

Andar en esta vida dulce monja

Tuviera ya en la calle por vestido

El látigo en la piel de la lisonja

 

Pues ardo en cruentas llamas sin sentido

Por el hábito limpio que la esponja

Termina de ensuciar por percudido

El líquido vital que aquí es toronja

 

Pues dáseme el estudio de los griegos

Escribir el soneto de las horas

Y emular la certeza de los ciegos

 

Que van sin ver mejor a las cantoras

Criaturas de las cuevas que los fuegos

Espantan al sonar de las auroras

 

 

Este poema fue inspirado por el soneto de Sor Juana Inés de la Cruz que lleva el título EFECTO MUY PENOSO DE AMOR, Y QUE NO POR GRANDES SE IGUALAN CON LAS PRENDAS DE QUIEN LAS CAUSA y fue enviado a certamen.

Guerra nostra

Publicado: marzo 5, 2012 en Uncategorized

Hay una guerra que nos arde la piel
Que nos ahúma los pulmones con gas mostaza
El enemigo eres tú
El enemigo soy yo
Es una guerra intestina
Estomacal
Que se plasma en los fusiles del trabajo
Y hace estallar las granadas de la costumbre indigna
Es la guerra de los hombres resquebrajados a gritos
Vestida de despojo
De cárcel y denuncia
Es una guerra contra la expansión de la conciencia
Y la fraternidad de los sentidos
Quienes pelean llevan la bandera blanca
Como prenda interior
Los expresidentes quieren la renuncia de los tanques y los bastiones–dicen
La rendición del miedo
Pero sus intentos se ahogan en sangrelocuencia
Y sus gritos en llamas
Quienes proponen la flor y nata de las enredaderas purpúreas
Son triturados por los colmillos alados del fascismo
O echados a los cotos inmunes del olvido
Está la orden escrita con alambre de pupas
En el termostato de los lentes mágicos
Los adjetivos de uniforme se nos echan encima
Han colgado los verbos psicodélicos en inmensos secaderos
Hay una guerra que nos tritura las partes nobles
Y nos hunde los globos opusculares

Bosta de Yak

Publicado: marzo 3, 2012 en Uncategorized

 

¿Es que tú eres yo?

Me cuesta trabajo identificar mi cuerpo por dentro

Y tengo que ir preguntando de nombre en hombre

De sombra en fombra

Si esa caja es mi casa

Si esa masa es mi árbol corporal

Si ese plumaje es mi acierto

Sería más fácil si tuviera acceso a los rostros

Desde el exterior

Porque sólo un idiota no reconoce sus rasgos propios

Sus cicatrices sus defectos de nacimiento

Pero sólo puedo mirar de adentro hacia afuera

Y el color de ojos no se refleja en el paisaje

Y el olfato se olvida de uno mismo

Y nadie se anda lengüeteando para saber

Por el sabor si ha ocupado el cuarto de hotel correcto

O si ha incurrido por error en otro ego

Preguntar nunca está bien es como meterse

En lo que no le importa

Es como plasmar la estupidez

En el libro de visitas

Hay que firmar de recibido para sentir

Si la signatura es extraña

Si el estado de cuenta llegó al domicilio equivocado

Si el citatorio nos llama al placer o al dolor ajeno

Cualquiera sabe cuál es su ropa en el closet o en la tienda

O cuál es su automóvil en el estacionamiento público

Lo difícil es reconocer la momia sin espejo

Cuando se sale en uno de esos viajes astrales

Que promocionan las agencias turísticas

Las escuelas de yoga patanjali

Y los circos de los sueños