Archivos para julio, 2012

palabras poliédricas

Publicado: julio 28, 2012 en Uncategorized

 

 

¡de pie, polimórficas!

sus múltiples facetas

que admiten varias combinaciones (de tiempo)

y no sólo la que dicta el venoso equilibrio

por ello menos vertebral

–bisagra de serpiente de madera santa–

abriendo rutas en el ojo fecundo

que suenen cuando ruedan cuando quiebren aire o gas

porque su mapa es búsqueda irreductible

habiendo ensayado los diferentes ensambles

verificado los totales en los libros por escribirse

para avanzar hacia el contrasentido perpetuo del socorro

síndico de la belleza inmaterial

 

cráteres

Publicado: julio 26, 2012 en Uncategorized

cuidado al rodar por la banqueta
al trepar por las paredes
al colgar del techo con las ventosas de los dedos
en el suelo hay cráteres rojos y humeantes
en la piel hay cráteres
en el cielo hay
los iris son dos círculos de fuego
las entradas al sepulcro
el subte del común denominador
vulcanos en la música y el hall
en la máquina de sangre y el correo
no olvidemos el agua de los sueños
(lava es)
en el reloj hay cráteres iglesias
en las estrellas de los besos
en los papeles y en los silencios
hay cráteres en la luz

mundo león

Publicado: julio 21, 2012 en Uncategorized

recostado en su lecho con la barba crecida

yace enfermo el mundo

ha perdido la cuenta de las veces que ha ido al baño

no puede hacer ejercicio ni vivir su vida a su manera

sólo espera que algún paliativo haga efecto

los libros callan olvidados su bitácora de sentimientos

nadie lo visita la vida sigue asistiendo a clases

divirtiéndose con sus amigos en las reservas

entretejiendo su juventud con un millón de posibilidades

laborales

el gran león azul  piensa en sus aciertos rocosos

la carne que solía adorar la sangre que calmaba su sed de tinieblas

la energía necesaria para disminuir las tendencias adversas

los sueños carecen de fuerza y territorio

lo desnudan de papeles protagónicos

ridiculizado por su propia conciencia

sus giros ya no son un vals son traslación de dominio

de días muertos y noches de furia intestinal

es la estación de lluvias interna

la epidemia de nostalgia que aqueja a los planetas cansinos

pero aún tiene fuerzas para espantar a los buitres

para anticipar y esconderse de los cazadores furtivos

el gas escapa por los cráteres la mierda va a dar al manantial

al mundo lo afecta una bacteria reina, una hiena insidiosa

ha cedido las llaves y los planos a un virus

letal

Solemos refugiarnos en el lobo

Publicado: julio 20, 2012 en Uncategorized

De los hombres que talan torsos

de la ciudad que crece y que salta sus murallas

Viene la guerra en un tren de niño

que todo lo aminora con su abrazo

El lobo es el refugio idóneo

su piel nos protege del teléfono

del fuego que construye cicatrices en el légamo

de las trampas que rugen y desgarran

Ya en el lobo corremos tomados de la mano

haciendo sonar la sirena de la realidad

para arrancar un esbozo de presa con las fauces

y romper una marca un pacto inminente

o la certidumbre de una imagen

Y en el lobo nos amamos

Ay amor de vientre y de ladrido

La rabia destruida en nuestra hogaza de pan

Un recuerdo somos de la superficie nevada

la noche es nuestra y todo banco de sangre

todo almacén de ilusiones que se pierda en un hilo

Palabra rota

Publicado: julio 13, 2012 en Uncategorized

¿Dónde quedó la palabra? En el bolsillo roto

De un saco carcomido en el closet de la humanidad

En el hueco que ocuparía el cajón del escritorio

Empresarial de una empresa en quiebra

Olvidada en el casillero de un departamento de objetos

Perdidos en la luna (donde se encuentra la mayoría)

La palabra despedazada por los automóviles

Escupida por los transeúntes

Roída por los perros

Tartamudeada y vuelta a reciclar

Intercambiada por un cacharro inútil

Si se tratara de la idea no sería difícil averiguar

dónde quedó la abstracción preconcebida

Basta mirar el cielo nocturno y percatarse de que hoy de noche

Ya no se perciben las estrellas

Se han escondido en la nubosidad del pensamiento universal

En los vapores de la Tierra y sus habitantes

¿Dónde las intenciones? En el tiradero de los nervios afines

Oxidados con la lluvia fina de ácido

¿Dónde las palabras prohibidas?

Ocultándose en el seno de las familias amigas

Prisioneras en los campos verbales de la prevaricación

Exterminadas en secreto y arrojadas al mar de vinil

Las tiendas ostentan letreros que denuncian su escasez

Y por consiguiente su encarecimiento

La población aprende comunicación alternativa

No tanto gestos sino miradas tenues levísimas

La poesía calla en espera de un permiso de importación o un pase de salida

Un banderazo de partida eficaz para andar de boca en boca

La poesía duerme

O mejor aún

desfallece

El astro enfermo

Publicado: julio 12, 2012 en Uncategorized

Henchido, sudoroso
Con un aspecto desmejorado
Y el ánimo indispuesto para aguantar a los demás
Una infección se adueña de su alma chica
Un cáncer ideológico crece en los abismos
Supura sobre la ciudad infusiones de rosa
Tose y se revuelca de fiebre angelina
Terca gangrena en la memoria
Vomita visiones y ansia de amar
Pero no por verse en cama juega peor a las esferas
Al contrario sus músculos se afinan de extraña adrenalina
Y su atención se concentra como numen que caza
La cardiopatía lo fortalece y lo vuelve contumaz
Pues está enfermo pero también cansado
Se ha roto el límite que divide ambas palabras
Y las tintas se mezclan formando un nuevo ton
Para una nueva época de extraños desenfrenos
De una raza etérea y la ira del señor

Probóscide, madre loxodonta, aplastante melopea  en un fluir de  espuma, memoria de marfil, conciencia en cauce, ósmosis inversa de significantes, palobra, palubre, infrasonidos hertzianos que viajan por la tierra y se perciben con los pies, palabra llave elefanta maestra que enseña a cantar la melodía con o sin, ubre oficiaria elefanta materna, flemática, estatizada de paz, grande pero delicada, líquida y fecunda la vida seminal que intuye, si viaja, se difunde presupuestaria  sosteniéndose como nota hija, gestándose 22 meses por encima y por debajo, por encima y por debajo. Lágrima que se llora, temor roedor de línea, de sexismos discriminables. Palabra inmensa ¿inmersa? Ondula y refleja. Manada de letras contractuales, corchea de acentos, bemoles de giralda. Palabra sabana que detiene amores y odios migratorios, ataques de cazador furtivo y traficante, verbo depredador. La corteza medita tiempos, ritmos, cicatrices, célula padre que sostiene la puerta de entrada, rama de besos que sangra y salta. Que sangra y salta sobre las trampas. Territorios afines, ojos de agua, de fuego árido, de aire libre, de tierra yacente y veraz. Silabeo constante, eeeee, e,e,e,e. Trompas metales. Angustia alimentaria. Peligro que acecha la zoología alfabética y herbívora, la extinción de la carne, la semilla del celo y del alba.