Archivos para septiembre, 2014

Nuagesbyasymmetric6

No leer libros, no practicar ajedrez, entonces ser tonto estaba bien y al que no lo era le reclamaban pues era una puesta de acuerdo de muchas cláusulas. Pero el ser tonto tenía un límite, una línea de fondo. Es decir todos podíamos ser tontos hasta alcanzar esa medida. Si la inteligencia tiene un límite superior también tiene uno inferior. Y por debajo de ese límite no podemos conducirnos sin ayuda, sin analogía. Se requiere una gran capacidad mental negativa de otra manera puede uno hacerse daño buceando en aguas desconocidas,submarineando en aguas desconocidas…

 

SUBMARINEANDO….

 

Se va a una universidad para superar los límites altos y se va a otra universidad para superar los límites inferiores, y si lo hacemos somos detectados por un radar que activa un programa especial para nosotros y enciende una luz en la pantalla. Si es verde o roja, lo dejo a criterio del lector. Ese descenso da cuerda a una (antigua) máquina que sincroniza el movimiento de una multitud de piezas que de otro modo no funcionarían. Si alguien por error o accidente activa el funcionamiento la máquina responde, no requiere identificación, no se pone sus moños. Si ese alguien ignora sus leyes, su diseño invisible y sus funciones más elementales, se hace pedazos solo, porque entre otras funciones esa máquina es una trituradora. Hace pedazos sueños, corazones, ilusiones, miembros humanos, futuros, etc. Le encanta. Es la máquina de salchichonería más grande que se conoce y tú puedes comprarla creyendo que existe. Incluso puedes procesarla.

Anuncios

DE DIOS

Publicado: septiembre 29, 2014 en Uncategorized

 

 

¡PAS!

En la sobremesa del pueblo

Sólo se escuchaba

de tanto en tanto

El matamoscas

PUBLIC4 

 

CLINT EASTWOOD.

“¡Vengan a conocer la horca de la vida!” gritaba el ujier en la plaza y la gente reía pero no hacía caso de la invitación. Los paseantes preferían ir a su casa a hacer el amor y asegurar su descendencia porque decían que una derrota gratuita podría dejarlos estériles o de alguna forma empeorar su situación. De vez en cuando tipos solitarios y ensimismados aceptaban el reto y la taza de café de cortesía pero la voz al teléfono los eliminaba sin miramientos, sin quitarlos mucho el tiempo. “No hay problema, no tengo nada qué hacer, puedo jugar toda la mañana”, ese no era el caso. Lo mejor era no prestar atención y seguir como si nada. “Muchas gracias, no juego ajedrez, no sé las reglas. No hay una escuela de ajedrez y en las aulas no lo enseñan. Nadie te paga por jugarlo. No hay una razón de peso para aprender a jugar algo tan difícil que no tiene una utilidad práctica. Prefiero jugar a las cartas, a las escondidas, a las alcanzadas, a las cebollitas.” Y se iban colgados del cuello por calles y banquetas, bamboleándose en sus casas y lugares de trabajo, sin oportunidad de huir ni rebelarse. Faltaba un redentor, un mesías, un superhéroe.

 

En el Sistema Estelar los planetas y satélites giraban en torno a la Estrella )°(.  Y en la sociedad los pilares eran la mujer y el homosexual masculino. Quienes no practicaban la sexualidad no podían ser estructurados y carecían por completo de importancia socioeconómica. Una estructuración que dejaba mucho que desear desde el punto de vista humano de los valores, los ideales más altos, la aspiración suprema, la lucha verdadera. Pero desde el punto de vista de la funcionalidad, la estructuración era perfecta para el caso. Implicaba la transición voluntaria de hombre a componente despersonalizado, a pieza mecánica o electrónica de un complicado mecanismo de relojería y la renuncia al control remoto de la tele. Había que mantenerla en secreto porque era vergonzosa. Usar signos, símbolos, lenguaje figurado. Desarrollar todo un código de miradas, señas y posturas en idioma corporal ¿Para quién trabajas? preguntaba uno a sus integrantes y bromeando respondían “para el reloj. El reloj del clockwork orange.”  Y nada más tenía sentido e importancia. Ni el avance científico ni el desarrollo tecnológico, mucho menos la producción artística o algún otro tipo de relación humana. Quienes no pertenecían a la torre Eiffel de agujas permanecían flotando en el espacio cubiertos de hielo frappé.

A la cabeza del gobierno político y del mando militar la mujer. Y del partido de la mujer. Y del sindicato blanco y del sindicato negro llamados Amigos&enemigos. Así como podía dar a luz estaba facultada para apagarla y el pictograma de su poderío era el símbolo femenino en que la circunferencia había sido sustituida por otra, abierta del polo norte y con un radio a las 12 horas, Power on-off.. el-poder

Uf, es difícil decirlo con palabras. El lenguaje es un caracol pero a veces determina la acción a seguir. En el caso de la palabra “clarividencia” aparecían en el escenario dos caminos: la facultad paranormal de adivinar y una interpretación literal, claridad de miras, aguas claras, lentes limpios. Paredes transparentes, pieles transparentes. Y para poder sellar de recibido ambos significados o caminos había que recorrerlos, eso era imperdonable. Ahí estaba la semántica determinando las acciones. La teoría (el significado) determinando la práctica (la ruta) y no a la inversa: la realidad escribiendo sus memorias.     PUBLIC

PUBLIC8

EL NEW AGE DE LA CLAREVOYANCE 8 CON ILUSTRACIONES DE ASYMMETRIC – PUBLIC

En el centro del sistema brillaba la estrella )o( opacándolo todo, quebrando los reflejos, añadiendo al aspecto de las flores una extraña y artística geometría. En ocasiones las formas de lo visible eran tan hermosas, tan armoniosas, tan perfectas que se le antojaban a lo invisible y renegaba de su superioridad inmaterial y le hubiera gustado ser mortal de vida breve pero corpóreo, palpable. Hay muchas cosas que se le antojan, eso es evidente. Trata de impedir a como dé lugar que unas personas las reúnan. Sería demasiada buena suerte. Y lo llevarían a la conclusión de que lo manifestado es superior a lo incorpóreo o más chévere. La obra superior al artista y el perro superior a su amo. Y no se iba a quedar con los brazos cruzados. Tendría que materializarse, recuperar territorio aún a costa de seducir en forma de ángel a las bañistas del estanque de los lotos. Porque de que envidia, envidia. Verde se pone. El éter envidia, el vacío succiona, el planetario se nos viene encima en la prepa. La historia de la Tierra es la historia de una gran envidia ramificada.

new age of El NewAge no es el relato acerca del personaje, sus acciones, acontecimientos, pensamientos, sueños, temores fantasías, deseos y el fluir de sus líquidos internos. Es la descripción de una realidad aparte que parece haber sido sacada de la nuestra. La diferencia estriba en que a aquella se le han movido los controles del ecualizador. Mediante filtros y separadores de tono y de volumen se obtiene un resultado sonoro diferente y poderoso. Este ecualizador invisible también regula el cromatismo, la luz, la oscuridad, la intensidad del color y cuenta con otros efectos combinables que arrojan un resultado alucinante. Sugiere en el fondo que la gente del futuro será más telepática y clarividente, más traslúcida y osmótica. Es un bosquejo en una libreta de nota rápida. Sentimos como que habrá una versión posterior ampliada a tamaño normal, 100 %. Pero no, lo que sigue es música. Con el aumento en la población y en respuesta a sus propias exigencias el control ha crecido, se ha fortificado. Cada vez es más difícil jugar una partida siumultánea contra todos y cada uno de nosotros, pero el Gran Maestro conserva su título. Es su escaso orgullo, son sus quince minutos de narcisismo. Se siente a salvo en el ámbito de lo incorpóreo y se complace en tener injerencia en el mundo de las formas establecidas y dejar en claro las diferencias y para tal efecto ha construido vasos comunicantes. El cerebro humano es inferior a la capacidad del Panóptico y depende mucho del gran cerebro invisible y dependerá aún más si no contrarresta con energía adicional esta tendencia que lo vuelve Retro. Retro. Retro.    

Si cuidas de las ondas en el aire

Publicado: septiembre 23, 2014 en Uncategorized

 

 

Habrás oído…

 

No le importa a la gente lo que escribes

Le importa a Dámaso a Vicente porque escriben

Y a los que no escriben y les gusta por placer

(que ya son menos los que buscan el placer

Pues no se puede)

 

La gente no está para ver qué escribe quién

Se saca de onda

Y no halla placer

Es no tener ningún lugar adonde ir

Ni nada mejor qué hacer

O con quién conversar

 

Hay morbo en buscar belleza en las palabras

O música o ideas en lo que escriben

Los que de tanto leer escriben bien

Y creen que le hacen un favor a los demás

 

No es trabajo